ACUPUNTURA


Conoce mucho mas de nuestro servicio de acupuntura

¿QUE ES LA ACUPUNTURA?

La Acupuntura es una de las técnica de la MTC que pretende aportar una variación del equilibrio energético en el cuerpo humano hasta modificar la respuesta del cuerpo y devolver a éste la armonía perdida a causa de las enfermedades.

La Acupuntura consiste en la inserción de agujas muy finas en determinadas puntos del cuerpo con el objetivo de regular, tonificar o dispersar el Qi (energía) y los fluidos del cuerpo para equilibrar en el organismo los principio duales Yin e Yang.

La decisión sobre los puntos que se deben manipular y la manera de hacerlo está determinada por la explicación que se da a los síntomas y signos que presenta cada paciente.
Las agujas tienen que estar retenidas más o menos 30 minutos y en algunos casos se proporciona calor en las agujas o se realiza un pequeñísimo estimulo eléctrico con la finalidad de aumentar su efectividad terapéutica.

A esto último se le conoce como electro acupuntura. Es uno de los métodos terapéuticos más estudiados en el mundo occidental, contando con numerosos estudios y ensayos clínicos que avalan su efectividad en una variedad de patologías.

Con la Acupuntura ha sido tratada, desde hace milenios, gran parte de la población mundial difundiéndose desde su nacimiento en todo el continente asiático y, en el último siglo, también en el mundo occidental.

Es uno de los métodos de tratamiento de las enfermedades más antiguos que existen y en milenios de practica se ha afinado y afirmado siempre más como técnica eficaz en muchos tipos de afecciones del cuerpo humano y cuenta con muchos testimonios que han apreciado una mejoría o la resolución de dolencias como:

Dolores de cabeza crónicos, herpes, artrosis, artritis, reumatismo, estreñimiento, colon irritable, hipertensión, asma, resfriado, gripe, bronquitis, dolor de garganta, parálisis facial, depresión, epilepsia, neuralgias, ciática, dolor de espalda, tendinitis, rigidez de la nuca, luxaciones, vértigo, neuralgia del trigémino, apoplejía, colitis crónica, diarrea crónica, indigestiones, hemorroides, diabetes, ansiedad, stress, insomnio, hepatitis, sinusitis, sordera, zumbidos en los oídos, problemas de la visión, alergias, impotencia, trastornos menstruales (dolor, atraso o adelanto de la menstruación) infertilidad, eccema acné, y un largo etcétera, lo que pone de manifiesto su eficacia terapéutica.